COMPARTIR EN FACEBOOK
¡Síguenos en Facebook!
MIEDO EXCESIVO EN NIÑOS : SOLUCIONES

Este informe procede de la Fundación Fobia Club y es sumamente importante ya que médicos Psiquiátras y Licenciados en Psicología lo han descripto en un vocabulario accesible para todos. Los niños no poseen los recursos necesarios para afrontar esa emoción cuando se siente intensa. Por esa razón suelen llamar a sus padres para que los acompañen y los calmen. Los miedos infantiles son normales, esperables y hasta fundamentales para su evolución. Pero cuando no se disipan con el paso del tiempo y empiezan a interferir en su vida cotidiana, tornándose difícil para su familia el controlarlos y reducirlos, es importante consultar con un especialista para evaluar el origen y actuar en consecuencia. El contexto ambiental y la vulnerabilidad innata o adquirida suelen favorecer la transformación de miedos evolutivos normales en un trastorno de ansiedad. Por ejemplo: los niños cuyos padres tiene un temor excesivo ante los truenos y relámpagos y ven que ellos cierran las ventanas y les tapan los oídos, pueden padecer esos temores ya que tienden a imitar las conductas de sus progenitores Además existen en los niñós el miedo a mojarse la cabeza, a los ruidos fuertes, a objetos como plumeros u otros .También hay factores traumáticos que pueden desencadenar respuestas de ansiedad como la muerte o enfermedad de un ser querido o el divorcio entre los padres. Los temores no resueltos generan síntomas y estos son : En el órden Psicológico: .-Ansiedad intensa.- .-Terrores nocturnos .-Deterioro de la autoestima .-Irritabilidad .-Sentimientos de indefensión, inseguridad e impotencia para enfrentar situaciones cotidianas En el órden Físico: .-Dificultad para dormir .-Dolor de estómago .-Palpitaciones .-Diarrea .-Sudoración .-Palidez o enrojecimiento del rostro en los momentos que se exponen ante el estímulo temido Con el paso del tiempo estos temores no resueltos pueden derivar en problemas de aprendizaje, de conducta y de relación social, es importante buscar ayuda profesional Parte del tratamiento es lograr que el niño pueda expresar lo que le pasa y lo que siente, algo que., en ocasiones no puede hacerlo en su hogar. La terapia cognitivo comportamental apunta, además a reducir los temores infantiles incluyendo diversas ténicas tales como: exposición progresiva al factor temido, reforzamiento de conductas deseadas, técnicas de modelado y relajación. Estas herramientas, junto con entrenamiento de los padres y la psicoeducación, entre otras, permiten aliviar la sintomatología y mejorar tanto la calidad de vida del niño como de su familia.